13/2/16

15 a 21 de febrero 2016: Emilio Carrillo, charlas y actividades


16 DE FEBRERO, martes, 18:00 horas, Mairena del Aljarafe (Sevilla)
Charla-coloquio: ¿Qué te espera cuando vivas eso que llamas muerte?" 
Organiza: Recuerda TV
Salón de actos del Edificio Ariete del Parque Empresarial PISA (C/ Innovación, 6-8)
Entrada libre y gratuita hasta completar el aforo (se ruega puntualidad, pues la charla-coloquio será grabada por Recuerda TV)

18 DE FEBRERO, jueves, 18:00 horas, SEVILLA
Tertulia: "El Tránsito"
Organiza: Fundación Espató
Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla (Campus de Ramón y Cajal, C/ Camilo José Cela s/n)
Entrada limitada a estudiantes de la citada Facultad

19 DE FEBRERO, viernes, 18:30 horas, MÉRIDA
Biblioteca Pública Jesús Delgado Valhondo (Avenida de la Lbertad, s/n)
Entrada libre y gratuita hasta completar el aforo (309 plazas)

19 DE FEBRERO, viernes, 22:00 horas, Recuerda TV
"Tertulia Actualidad Espató" en Recuerda TV:
http://www.recuerda.tv/
Podrá ser seguida en cualquier parte del mundo, de manera gratuita, entrando en la web de Recuerda TV.

19 DE FEBRERO, viernes, 23:00 horas, Recuerda TV
"Muchas crisis o mutación del sistema: respuesta a preguntas" en Recuerda TV:
Podrá ser seguida en cualquier parte del mundo, de manera gratuita, entrando en la web de Recuerda TV

===============================================

12/2/16

Vídeo de la charla de Emilio Carrillo en Mindalia TV, el 21 de enero de 2016



Vídeo (duración total: 02:13:03) de la charla-coloquio compartida por Emilio Carrillo en Mindalia TV, el 21 de enero de 2016. En ella, se responden a las preguntas, de muy variada temática, que hacen en directo los participantes:



=====================================

11/2/16

La verdadera Vida


La Nada es Vacío,
pero el Vacío no es la nada....
El Vacío vibra,
vive,
es la Energía.
Y su vibración engendra el Verbo
que, al expandirse, se densifica
hasta hacerse materia y encarnar.

En lo humano,
se halla encarnado en un cuerpo
que está rodeado de cosas,
de aspiraciones, de objetivos
que la mente confunde con el lleno y la felicidad...

Pero el corazón, con su libre albedrío,
puede hacer alquimia con todo ello y transformarlo
mediante un vaciamiento interior y exterior
a semejanza del Vacio del que todo emana.

Y en ese desapego brotará la verdadera Vida:
la libertad y el amor,
la Energía pura que transformará al ser humano.

Así viviremos...
el Cielo en la Tierra.

====================================
Autora: Concha Redondo (concharedondo@gmail.com)
====================================

10/2/16

La nueva norma


Un mundo como el archiconocido, es un mundo de normas. Normas para esto o para lo otro. Siempre hay normas que cumplir. Ya sea en el ambiente del hogar, en el colegio, en el trabajo.... Lo curioso es que muchas veces se realizan funciones aplicando normas contradictorias, sea el ejemplo de que en casa se es sincero, pero en el trabajo no es necesario, es más, si eres sincero no vendes tu producto, por tanto has de mentir ¿Absurdo? Absolutamente.

Un mundo con normas, que además cambian con frecuencia según intereses personales, solo lleva a más confusión y conflictos sin parar.

Si esto lo aplicamos a lo que ya hablé en el anterior artículo sobre “la nueva ley” supone, como ya mencioné, que al no cumplir las normas se ha de sufrir un castigo o reprimenda, y como mínimo algo te llevas puesto con una cierta dosis de dolor, y sólo por no cumplir las normas que otras personas dictan para que te amoldes a ellas sin tener en cuenta tu singularidad personal, y, curioso por si no te habáis dado cuenta, en la mayoría de las veces no te han consultado las normas, sólo te las imponen.

Una norma es puesta para que se cumpla a rajatabla, así de simple y tajante, desde quien dicta la norma. Esto es no tener en cuenta que cada ser humano es distinto y hace de forma distinta. Así que si unimos esto a lo mencionado en “la nueva ley”, tenemos que el Amor es la única ley a aplicar. No obstante, podríamos, si se quiere, buscar una pena para quien no obre en Amor. Así, pues, tenemos una ley a cumplir que es el Amor y una norma que seguir si no se cumple la ley. Pero esa norma de “castigo” no es algo que los demás, o alguien concreto, deba hacerte cumplir. Sería de otro modo. Pongo un ejemplo muy claro: muchas academias militares poseen códigos de conducta, códigos de honor, normas de protocolo, decálogos de cumplimiento… en definitiva, un número de leyes que se ha de acatar y que, si todos lo hacen, funcionan por igual sin producir deterioro a los demás. En muchas de estas instituciones el incumplimiento de tales leyes implica la expulsión directa. Otras veces, dependiendo de la gravedad, se le da una segunda oportunidad al infractor. Hay algunas que tienen un método de castigo que comparto a la hora de no cumplir con tales leyes internas, y es que el mismo infractor se impone un castigo; de tal manera que de no hacerlo él mismo sabe que incumplió la ley y la norma de corrección para enmendarse, y él mismo es juez y parte en la acción y omisión quedando su conciencia en mancha, pues siempre le quedará la duda de que alguien le ha visto y no le ha denunciado. Pero si al infractor le vieran otros faltando a la ley y que no aplica la norma de corrección, ya sean sus compañeros o sus profesores, para los primeros queda en deshonor pues es persona en la que no se puede confiar nunca más, y se le manifiesta.

Visto esto, ya podemos concluir en esto de una sociedad evolucionada  conciencialmente con la única ley del Amor que conlleva una norma de corrección cuando no se cumple, y que ha de aplicarse a sí mism@ dado que no obró en Amor. Es sencillo a la vez que simple, si observo que no obro en Amor (la ley), que he de corregirme (la norma) aplicándome en la reparación de la falta de Amor, bien sea conmigo o con quien la haya incumplido, y lo mínimo es pedir perdón además de reparar el tipo de daño que se haya podido causar.

Si se consigue en una sociedad funcional en el Amor (no como la actual, disfuncional en el miedo), vivir con la única ley del Amor aplicando una norma de corrección cuando no se obre desde el Amor, evidenciaría que ya no se necesitarían ni más leyes ni más normas; ni más jueces, ni más policías; ni más celdas, ni más multas. Todo estaría en justicia continuada porque sin reglas, sólo queda aplicar el Amor, la del Amor no condicionado que da sin esperar. 

===============================================
Autor: Deéelij
===============================================

9/2/16

Muertos de hambre... (Losers)


    
       Los dones y talentos son la expresión más acabada de tu divinidad y capacidad creadora. Y no los traes a esta vida física y a esta encarnación para no ejercitarlos o guardarlos, o sólo para tu disfrute individual o el de las personas más queridas y allegadas... Por todo esto, si aún no lo has hecho, descubre cuáles son tus dones y talentos -capacidades, facultades, habilidades, aptitudes, facilidades, destrezas, cualidades, dotes, competencias…- para ponerlos en práctica con gozo íntimo y compartirlos con los demás.

===============================================
Autor del vídeo: Elio González
Enviado por:  https://detrakamanoli.wordpress.com/
Autor del texto: Emilio Carrillo
===============================================

8/2/16

Entrevista a Emilio Carrillo para la revista "Tu Mismo" (diciembre 2015)


Se ofrece seguidamente el texto completo de la entrevista a Emilio Carrillo, titulada La muerte no existe, publicada en el número de diciembre de 2015 de la revista Tú Mismo:


===========================================

-A la muerte se la niega, estigmatiza, es un tema tabú para la sociedad occidental. Y tú, Emilio, te animas a hablar de ella abiertamente.

-En la sociedad actual hay un intento de olvidar, ocultar, que la muerte es un hecho que está en la vida. Pero las personas fallecen, es algo que se produce a diario. Se han ido introduciendo costumbres, pautas sociales, que tienen precisamente ese objetivo: que la muerte pase inadvertida. Hoy ya no hay velatorios en las casas, las personas mueren en los hospitales, de la cama del hospital pasan al tanatorio, se intenta enterrar lo antes posible. Incluso existe una práctica bastante extendida de poner en los certificados médicos, si el deceso ocurre a las 5 de la tarde, que ha sido un par de horas antes para no esperar y realizar la inhumación al día siguiente. También se ha establecido que los niños no vayan al entierro de sus abuelos. Es mirar al otro lado. Lo único cierto en la vida, lo único que puedo asegurar sin ser adivino, es que se producirá un momento determinado en el que acontecerá eso llamado muerte.

-Lo primero que dices en tu libro es que “la muerte no es tal”. ¿Puedes explicar el porqué de esta afirmación?

 -Es sencillo. La muerte es una puerta que se abre para ir de una habitación a otra de la vida. De la habitación A, un plan físico y material, pasamos a la habitación B, un plano más inefable, no físico, no material, que también tiene sus leyes, no físicas pero sí naturales. La muerte es el denominado tránsito, para pasar a lo que se suele llamar coloquialmente plano de luz. En las charlas digo que somos Conductores encarnados en un coche para vivir la experiencia humana.  A ese Conductor le podemos dar muchos nombres, alma, energía, espíritu, amor, luz. Qué cada cual, en función de su corriente cultural y espiritual, lo denomine como quiera. El Conductor ha existido antes y lo hará después de estar aquí. Para vivenciar, necesitamos un vehículo, un instrumento que posibilite palpar esta experiencia. Es nuestro yo físico, mental y emocional, lo que nuestros sentidos corpóreo-mentales perciben de uno mismo y de otros. Cuando llega ese momento denominado muerte, ésta se produce sólo para el coche. Para el Conductor no. Y puede plantearse volver al plano humano con un coche nuevo, que se ajuste a las nuevas experiencias que quiera vivir. La muerte realmente es un imposible, un fantasma de la imaginación humana; no hay razón para que le tengamos miedo.

-¿Y cómo lo sabes?

-Dispongo de tres grandes fuentes, importantes. Para mí la más significativa es la meditación. Hace muchos años que hago prácticas de introspección, de meditación, y he conectado profundamente con lo que somos, con ese Conductor que inevitablemente, olvidemos o no, realmente somos. He recordado su existencia, que yo soy ese Conductor; me he ido desidentificando del coche y acercándome al recuerdo de lo que es y lo que somos. En ese recuerdo he conectado con lo que me gusta denominar la sabiduría innata, que tenemos todos, me ha mostrado cómo es ese otro plano, lo que se vive en la experiencia de tránsito, etcétera. Otra fuente, que entiendo como una bendición de la vida hacia mí, llega a través de un accidente, una caída en una montaña que me provocó consecuencias físicas. Yo viví el 29 de noviembre de 2010, entre las 4 y las 6 de la tarde, una experiencia cercana a la muerte (ECM) en la UCI de un hospital. Percibí claramente que salía de mi cuerpo, etcétera. La tercera fuente es que, a partir de esa experiencia, me interesaron las EMC. Así encontré que hay muchísimas personas y libros que describen lo mismo que yo viví. Lo que aquella tarde percibí no tiene nada que ver con una fantasía de mi mente: hay protocolos, pautas, que se repiten en todos esos otros casos y circunstancias.

-Aseguras que estamos en el momento justo de incorporar culturalmente la idea de la muerte, ¿por qué?

-Hay razones desde una perspectiva científica. La medicina ha avanzado extraordinariamente de mano de la tecnología, con nuevos descubrimientos, y está haciendo que algo que antes raramente sucedía, hoy acontezca con mucha frecuencia: personas en la última frontera vital son recuperadas y vuelven con ECM vividas. En su libro “Yo vi la luz”, un médico sevillano ya fallecido, Enrique Vila López, recopiló con su mujer, María de los Ángeles Garfia, 120 experiencias que describen lo mismo, con similares protocolos y pautas, personas de distintos lugares geográficos, de diferente edad y sexo. En paralelo, hay una razón consciencial: el convencimiento pleno de que la humanidad evoluciona en consciencia. A veces puede parecer que la humanidad no evoluciona por los problemas de siempre: guerras, violencia, miseria… Pero detrás de ese bosque hay una evolución y siento que esto nos está llevando al momento de, por fin, coger el toro por los cuernos. Es el momento en que la humanidad mire de cara a la muerte y la comprenda, ayudada por los avances científicos, y pierda -esta es  la clave- el miedo a la muerte.

-Precisamente, hablemos de plenitud ya que tú dices que no puede basarse en el miedo.

-La libertad es la ausencia de miedo. Una persona libre no tiene miedo, la libertad completa es la completa ausencia de miedo. Esto estaba en la comprensión de culturas muy antiguas. Los idiomas europeos como el castellano o el inglés, en sus raíces, proceden de unas ramas lingüísticas que se conocen como indoeuropeas, muchas originarias del Medio y Extremo Oriente. En esas lenguas indoeuropeas la palabra miedo se construía con un prefijo delante de la palabra libertad. Esto se ha perdido en el castellano en su evolución desde el latín, pero en inglés, por ejemplo, se ha mantenido: “free” es libre y “freedom” significa libertad; pero cuando se pone una “a” delante se construye la palabra “afraid”, es decir, “asustado”, “temeroso” (“to be afraid”: “tener miedo”). El miedo a la muerte está presente, por eso se mira hacia otro lado. Tener miedo a la muerte es tener miedo a la vida. Como si un francotirador te fuera a disparar en cualquier momento, piensas “¿cuándo me va a llegar?”, y te proteges y siempre andas con cuidado. Pero san Juan de la Cruz, desde su plenitud, dice “… dejando mi cuidado entre las azucenas olvidado”. La gente se cuida mucho, se asegura, quiere controlar la vida, esto es un absurdo porque sabemos que la vida fluye. No puedes tener plenitud con miedo porque no hay libertad. Y al no haber libertad, no puede haber plenitud.

-Señalas que en la raíz del miedo hay “algo” llamado ego.
-Sigamos con el símil del coche y el Conductor. Cuando eres consciente de la divinidad, infinitud y eternidad de lo que eres, tomas el mando del coche. Pero lo que le sucede a muchos es que el Conductor está dormido, olvidado. El coche tiene un sistema operativo, la mente. Y ante la ausencia del Conductor consciente, la mente enciende un piloto automático, como pasa en los aviones. Así se sustituye el mando consciente del conductor por ese piloto automático que es creación de la mente, el ego. El ego es una creación que pertenece al mundo del coche. Y como todo lo que es el coche, morirá con total seguridad, tiene fecha de caducidad, y es lógico que tenga miedo a ese momento.

-En una ECM descubres que no hay errores en la vida terrenal, según tu experiencia. Si aceptamos esto, muchos sentimientos de culpa desaparecerían.

-Cuando yo salí aquel día de mi cuerpo visualicé todo lo que había sido mi vida. Comprendí con absoluta claridad que en ningún momento me había equivocado en nada, no había cometido error alguno del que arrepentirme o querer eliminar por un sentimiento de culpa, carga o lastre. Cada persona actúa en correspondencia con el estado de conciencia que tiene en cada instante. Además, te das cuenta de que no se trata de un tema de jerarquías, si se es más listo o más tonto, malo o bueno. No, allí rigen el amor y el respeto al libre albedrío. En mi caso, comprobé que aquellas cosas que había entendido como errores abrieron puertas a nuevas vivencias, a nuevas experiencias. Si alguien dice “yo creo que me equivoqué aquí y aquí, y me arrepiento y ojalá pudiera quitarlo de vida”, le comento que si realmente lo borrara de su vida, la perspectiva que tiene ahora la perdería, su estado de consciencia pasaría a ser otro. Por eso hay que respirar y vivir muy tranquilos.

-Te refieres a estados de conciencia y no de niveles. ¿No son lo mismo, confundimos los términos?
-Contemplemos la naturaleza. En la ella, según el dicho andaluz, “ca uno es ca uno”. A pesar de la mente, no hacemos niveles. Paseas por el campo, donde hay de todo, animales chicos y grandes, plantas muy pequeñitas y grandes árboles, el cielo y la montaña, el arroyo y el gran río… Cuando andas por allí no vas diciendo “fíjate, esto es mejor que esto” o “aquello es peor”. Entiendes que todo forma parte de un conjunto y cada cosa tiene su sitio. También en el cosmos y lo que nos rodea. Sin embargo, con qué facilidad en el ámbito humano nos pasamos la vida haciendo juicios, de nosotros mismos y de los demás. Al dejar de lado la mente, las jerarquías y los niveles desaparecen. Cada uno está en su estado de conciencia y proceso evolutivo y no hay más historias.

-Una buena pregunta que planteas es por qué no vivimos todo de un tirón, evitando las sucesivas encarnaciones.

-Hay una razón espiritual profunda. Esa ruptura entre las encarnaciones acelera el proceso consciencial. En el plano de luz tienes una percepción, una perspectiva amplia de las cosas, ahí se ofrece una ventaja que no posee una encarnación única, que es evaluar tus experiencias y decidir cuáles quieres vivir y volver a encarnar y comenzar un nueva vida en consonancia con ello.

-Comparto contigo la afirmación de que nadie viene a esta vida a sufrir.

-Y añadiría otra: sufre quien quiere. El sufrimiento es una elección y forma parte del proceso consciencial. Místicos como san Juan de la Cruz lo han llamado “la noche oscura”. El sufrimiento, la tristeza, la soledad, tienen su papel, pero ¡cuidado!: tú eres libre de decir “vale, el sufrimiento es una vía de evolución consciencial, pero yo voy a evolucionar desde el gozo, el placer de la vida misma”. La mente, además de ver todo torcido, funciona en el contraste, en los opuestos, y siempre tiende a ir hacia el lado negativo. En la cuestión de salud y enfermedad, las personas sanas no valoran la salud que tienen, los días pasan sin que haya un agradecimiento a ellas mismas y a la vida por poder disfrutarlos con fortaleza y energía. Pero llega una simple gripe y ya estás pensando en lo importante que es la salud; y cuando la recuperas, te olvidas de nuevo.

-Enfermamos por la mente…

-Sí, cuando te empeñas en vivir a través de la mente. El estado de conciencia evoluciona por las experiencias del día a día, no por los libros que leas o los vídeos que veas, que sólo sirven si hay interiorización propia y puesta en práctica. La mente no computa las experiencias de gozo, como la salud, pero sí las experiencias del sufrimiento, como la enfermedad. Es como si hubiera dos zumos: uno de naranja, dulce; y otro de limón, ácido. La mente no ve el de naranja, así la gente para evolucionar toma mucho zumo de limón. ¡Oye, déjalo, de lo contrario no te quejes! Valora la salud y evoluciona desde el gozo. Desde hace mucho tiempo evoluciono desde el gozo, de mi vida ha desparecido radicalmente el sufrimiento, se acabó. No me inquieto por nada.

-Por eso afirmas que la iluminación es vivir sin quejas. ¿No hay que ir a un Shangri-La? Es mucho más económico y simple el trámite.

-La iluminación consiste en darte cuenta de lo innecesario de la iluminación, porque ya lo estás. Estamos iluminados, es lo que somos; cosa distinta es que te aferres al coche, te olvides de lo que eres y te lances buscando la iluminación no sabemos dónde. Como ha dicho Krishnamurti, sé una luz para ti mismo. La iluminación es ser normal. Cuando una persona se quiere revestir de “circunstancias especiales”, esa persona no está iluminada. La iluminación no consiste en levitar, hacer milagros o cosas raras de telepatía, adivinación, recibir mensajes de vayas saber dónde. Eso no tiene nada que ver con la iluminación. La persona iluminada es normal, entendiendo como tal a quien lleva una vida sencilla, con una práctica cotidiana basada en esa simpleza, con mucha paz, en el aquí y ahora, compartiendo con los demás. Es verdad que en el lenguaje coloquial hemos terminado confundiendo lo que es frecuente con lo que es normal. Muchas cosas frecuentes no son normales sino profundamente anormales; y cosas normales son muy poco frecuentes.
La mayor plasmación práctica en la vida diaria de la iluminación es vivir sin quejas. Una persona iluminada ha comprendido que lo que ocurre en su vida y en la de los demás, en la Tierra, en el cosmos, todo tiene su sentido profundo. No existen las casualidades, todo está lleno de sincronías, en una permanente relación causa-efecto, y todo tiene su sitio. A partir de esa comprensión real que no da la mente, sino el corazón, que no es un acto de fe, desaparece la queja. Te enamoras de la vida, vives la vida como lo que es en su totalidad, no la divides en partes, no caes en la estupidez del ego de que “esto me gusta y aquello no”. ¿Tú quién eres para juzgar la vida? Intenta adquirir una perspectiva más amplia, comprueba que la vida entera es un milagro, en ella todo lo que acontece tiene ese porqué y para qué, un sentido profundo. Se confía en la vida, la confianza genera aceptación que no es resignación o impotencia, la aceptación que deriva de que tú confías en la vida. Esa confianza genera aceptación, ya no hay quejas.

-También recuerdas que el núcleo duro de la espiritualidad se resume en aquella frase de “conócete a ti mismo”. Para qué buscar más…

-Entre otros sitios, la frase estaba colocada en el pronaos del Templo de Apolo en Delfos, en la Grecia antigua, hace dos mil quinientos años. Allí la gente se conectaba con lo divino, el oráculo de los dioses. Y los sabios la pusieron para que la gente se enterara desde el principio: “Oye, conócete a ti mismo porque eso es la espiritualidad”. Expresado también a modo de símil, ¿sabes que pondrían hoy esos sabios?... “Recuerda que eres Conductor y coche, eso es conocerse a sí mismo”. Tienes un yo físico, mental y emocional y eres divino, infinito y eterno: un ser que procede de donde no hay tiempo y espacio, pero estás aquí viviendo una experiencia donde hay tiempo y espacio; y necesitas un vehículo, el cuerpo, la mente… Sin embargo, eres mucho más que eso.

-¿Quién decide la hora de hacer el tránsito?

-El coche no se estropea por casualidad, cuando llega al fin de sus días es porque lo decide el Conductor. Ha llegado el momento de transitar y a partir de ahí genera un accidente o una enfermedad para desencarnar. El Conductor lo decide cuando aquellas experiencias para las que había encarnado, las ha vivido. O también cuando viniste a vivir unas experiencias, pero por libre albedrío no las llevas a cabo y llega un momento en el que comprendes que ya no las vivirás, y entonces desencarnas.

-¿Y siempre aparecen señales que avisan?

-Podemos percibir la llegada de ese momento porque se dan mensajes. Yo lo viví en agosto de 2010, cuando tuve la claridad absoluta, al hacer meditación, de que en mi vida iba a ver un vuelco, ocurriría algo que yo asociaba con el fenómeno de la mal llamada muerte. Igualmente, he hablado de ello con personas que han vivido ECM´s. Y en muchos libros que recopilan estas experiencias se menciona. Por eso lo afirmo rotundamente: siempre, siempre, hay señales que te dicen que ha llegado el momento, que el desencarnar, el tránsito, está a la vuelta de la esquina. Sin embargo, vamos en el coche tan apegado a él, con tanta velocidad, viviendo en una sociedad que rinde culto a la velocidad, que esas señales las tenemos delante y no las vemos.

-Nos queda hablar de los enfermos terminales, la esquizofrenia, el alzhéimer, la bipolaridad, el karma… ¡del Gran Olvido! (risas).

-Sí que quedan cosas fuera, pero para ello está el libro.

-Lo más curioso es que esto se publica en un mes, diciembre, cuando termina el año. Alguien pensará “qué manera de terminarlo hablando de estas cosas”.

-Es que esa observación procede del miedo, pero estamos diciendo que la muerte no existe. ¡Qué mejor noticia para la humanidad en el arranque de 2016!

===========================================

7/2/16

Sé un educador (madre, padre, docente…) consciente (Recordando lo que Es: 28)


Como padre o madre o como docente (maestro, profesor…) es momento de que seas un educador consciente. Esto consiste, sencillamente, en comprender y aplicar la esencia de la educación: colaborar para que el niño, adolescente o joven se conozca a sí mismo y, al hacerlo, ponga en valor sus dones y talentos. En directa conexión con ello, es crucial que como padre o madre recuerdes dos cosas:
1º. Tu hijo es mucho más que “tu hijo”: al igual que tú, es Conductor –radicalmente divino, infinito y eterno- que ha encarnado en un coche –el yo físico, mental y emocional- para experienciar la vivencia humana. Ciertamente, su yo físico es biológicamente hijo tuyo, pero, a la par y sobre todo, él es mucho más que ese yo y mucho más que tú hijo. Tenlo siempre muy presente.
2º. Al encarnar, son los Conductores que harán de hijos los que eligen a los Conductores que harán de padres, no al revés. Por tanto, tu hijo te ha elegido a ti, al Conductor que eres con el coche que usas, como padre o madre. Si a veces te agobia la responsabilidad o te preguntas si estás a la altura que tus hijos merecen, relájate. Ellos tienen sus razones y motivos conscienciales para haberte elegido, tal como eres, como progenitor.
En cuanto a los maestros, profesores y docentes, en general, no permitid que ante la sinrazón del autodenominado sistema educativo se desvanezca la llama de la vocación que, desde el Corazón, os ha llevado a ser educadores. Ciertamente, el sistema, que de educativo sólo tiene el nombre, se despreocupa de la calidad de la enseñanza, desmerece y minusvalora vuestra función y actividad profesional, os aburre con papeleos absurdos, acumula formalismos ridículos y prima la función del centro docente como mera guardería. Pero daros cuenta de que, a pesar de todo ello y con independencia de las asignaturas que impartáis, podéis recuperar el sentido profundo y el valor de la educación y utilizar el margen de maniobra que tenéis, siempre lo hay, para volcar en vuestros alumnos todo lo que se mueve en vuestro interior y percibís en consciencia.

=======================================================
Una nueva entrega de Recordando lo que Es se publica en este blog cada domingo.
=======================================================

6/2/16

8 a 14 de febrero de 2016: Emilio Carrillo, charlas y actividades


13 DE FEBRERO, sábado, 12:00 horas, SEVILLA
Charla-coloquio: “Salud y enfermedad, vida y muerte” (En el II Congreso de Medicina Integrativa)
Organiza: Círculo Sierpes de Sevilla y Asociación Hinneni
Palacio de los marqueses de la Algaba (Plaza Calderón de la Barca s/n)
Se aconseja la inscripción previa al Congreso

===============================================

5/2/16

Descubriendo tus dones y talentos: vídeo de la charla de Emilio Carrillo (Recuerda TV, 29 de enero de 2016)



Vídeo (duración: 02:16:05) del capítulo 5 de la segunda temporada del programa de Recuerda TV titulado Comparte tus preguntas con Emilio Carrillo, con el formato de charla-coloquio en directo. Se emitió con fecha 29 de enero de 2016 y el tema abordado fue Descubriendo tus dones y talentos.

Recuerda TV es la web-televisión con contenido consciente las 24 horas del día los 365 días del año. Para ver el programa sólo tienes que entrar en este enlace:

Recuerda TV emitirá una nueva entrega de Comparte tus preguntas con Emilio Carrillo, con el formato de charla-coloquio en directo, todos los últimos viernes de mes, a las 22:00 horas. Puedes hacernos llegar tus propuestas sobre posibles temas a tratar por medio de este correo electrónico:
infofe@fundacionespato.com

===============================================

DESCUBRIENDO TUS DONES Y TALENTOS
(Esquema básico)

===========================================

PARTE I. SOBREVIVIR Y TRABAJAR COMO ESCLAVO INTEGRAL O VIVIR LIBRE Y CONSCIENTE
1. El esclavo integral: la auto-explotación voluntaria de sí mismo
2. Sobrevivir: transfórmate en un Vividor
3. Trabajo: nadie ha encarnado para venderse como fuerza de trabajo; tu auténtico derecho no es al trabajo, sino a la pereza
PARTE II. LOS DONES Y TALENTOS
4. Aquí encarnado, tus dones y talentos son la expresión más acabada de tu divinidad
5. ¿Te resulta difícil descubrir cuáles son tus dones y talentos?
6. Practica y comparte tus dones sin otra finalidad que el gozo íntimo que ello te depara
7. Libera tu acción de toda necesidad de reconocimiento o admiración y de la pretensión de ayudar a los demás
8. La educación se enfoca y dirige hacia los dones y talentos o no es tal
PARTE III. LA ECONOMÍA DE LOS DONES Y TALENTOS (ECODON)
9. La Economía de los Dones
10. Compartir: cuando más tengas, más te será dado…
11. A cada cual según sus necesidades
12. Proyectos emprendedores
13. La función del dinero
===========================================

PARTE I. EL ESCLAVO INTEGRAL: SOBREVIVIR Y TRABAJAR
1. El esclavo integral: la auto-explotación voluntaria de sí mismo
1. Sobre la identificación histórica de los seres humanos con el yo físico, mental y emocional (coche), olvidando lo que realmente son (Conductor), se ha construido el sistema social y económico imperante. Y, frente a fases anteriores, presenta ahora la novedad del esclavo integral: personas que se explotan a sí mismas de manera voluntaria y sin ni siquiera percatarse de tal autoexploración y de la esclavitud que marca y caracteriza su vida. Y da igual su situación socioeconómica, pues afecta a todos los estratos y clases sociales.
2. Pero todo ostenta su sentido profundo. Estás ante la gran oportunidad de entender desde el Corazón que la elección es solamente tuya: en tu mano está recordar tu naturaleza inefable y vivir como un ser humano libre y consciente o continuar como un esclavo integral y, en lugar de vivir, sobrevivir y trabajar.
2. Sobrevivir: transfórmate en un Vividor
1. “Sobrevivir” se basa en:
+el utilitarismo (se necesitan personas y cosas y todo, hasta el amor, pasa a tener un carácter instrumental);
+el valor de cambio (conlleva una contrapartida o precio y suele ser valorable en términos pecuniarios);
+el esfuerzo y el trabajo; y
+ el tiempo (se mueve entre el pasado y el futuro, ignorando el aquí-ahora).
2. En cambio, “vivir”:
+no necesita de nada ni de nadie (sobra con la propia vida);
+es totalmente ajeno a lo pecuniario;
+también lo es el esfuerzo y al trabajo; y
+pertenece a la esfera del aquí-ahora.
¡Vivir es gozar la vida!
3. Trabajo: nadie ha encarnado para venderse como fuerza de trabajo; tu auténtico derecho no es al trabajo, sino a la pereza
1. El sistema vigente ata la vida de las personas al trabajo. Lo hace por medio de las reglas y creencias que el implanta y la usurpación por unos cuantos de la riqueza social y los recursos colectivos. Esto hace depender del desempeño de un puesto de trabajo la obtención de los ingresos precisos para cubrir tanto las pocas necesidades vitales básicas como las muchas creadas artificialmente por el propio sistema. Sin embargo, la mayoría de las personas, lejos de ver el trabajo como la obligación impuesta que obviamente es, lo conciben como un derecho. A partir de ahí, quedan convertidas en esclavos integrales que se auto-explotan voluntariamente a sí mismos y caen en un doble desatino: reclamar (a los políticos, a esas instituciones…) que alguien cree un puesto de trabajo para ellos y sus seres queridos; y hacer depender su vida (desarrollarla, organizarla…) no de ellos mismos (sus sentires, sus capacidades creativas, sus prioridades vitales…), sino de ese trabajo que otro le proporciona y en función de  la retribución que estima oportuno abonarle.
2. Lo real es que nadie ha encarnado en el plano humano para venderse como fuerza de trabajo. El verdadero derecho del ser humano es a la pereza, sabiendo que esta no es vagancia ni indolencia, sino el libre ejercicio y el compartir libre y con entusiasmo de los dones y talentos que cada uno atesora para gozarlos y ponerlos en común con los demás…. Y el quid de la cuestión no radica en trabajar o no (hazlo si así lo consideras necesario), sino en ser consciente de que no naciste para ello y evitar que la actividad laboral te lleve al olvido de tus dones y talentos.
PARTE II. LOS DONES Y TALENTOS
4. Aquí encarnado, tus dones y talentos son la expresión más acabada de tu divinidad
1. Para vivir, en lugar de sobrevivir y trabajar cual esclavo integral, los dones y talentos juegan un papel fundamental. Recuerda que, desde lo que eres (Conductor) y antes de encarnar eliges los dones y talentos -capacidades, facultades, habilidades, aptitudes, facilidades, destrezas, cualidades, dotes, competencias…- que tendrás en la nueva vida física en coherencia con las experiencias específicas que quieras en ella desplegar. Y aquí encarnado, siendo todo divino, los dones y talentos son la expresión más acabada de tu divinidad y capacidad creadora.
2. Por todo esto, si aún no lo has hecho, descubre, practica y comparte tus dones y talentos y goza íntimamente con ello. En este sentido, atiende tanto a la Parábola de los Talentos narrada en el Evangelio de Mateo (25, 14-30) como a otras palabras de Cristo Jesús a propósito de la luz y el celemín recogidas en el Evangelio de Marcos (4, 21).
5. ¿Te resulta difícil descubrir cuáles son tus dones y talentos?
1. Si te resulta difícil descubrir cuáles son tus dones y talentos, siéntate en un lugar tranquilo, guarda silencio, respira conscientemente y busca en tu interior. También te será útil preguntar a personas de confianza. En cualquier caso, no caigas en esa falsa modestia tan propia del ego.
2. Y ten muy en cuenta que los dones y talentos presentan estas cuatro características básicas:
1º. Son muy variados y diversos y cada ser humano, sin excepción, posee los suyos.
2º. Su contenido no tiene que ser algo muy “grande” o “importante. Sin embargo, siempre es muy especial.
3º. Siendo tan distintos, entre ellos no hay jerarquía, grado o clasificación.
4º. Su puesta en práctica no requiere esfuerzo y se lleva a cabo de manera espontánea y natural, con entusiasmo (“Dios en mí”) e íntimo gozo… Se trata de un “hacer no haciendo” que desembocará en que te Enamores de la Vida, impregnando con ese Enamoramiento las otras actividades que acometas en tu cotidianeidad.
6. Practica y comparte tus dones sin otra finalidad que el gozo íntimo que ello te depara
1. Descubre tus dones y talentos, ponlos en práctica con entusiasmo y compártelos con los demás sin otra pretensión o finalidad que el gozo íntimo que ello depara. Esta experiencia sublime es consustancial a la libertad del ser humano consciente que, Enamorado de la Vida, centra su cotidianeidad en el gozo –no en el trabajo- y vive –no sobrevive- y despliega una acción desprovista de cualquier objetivo que no sea el gozo en si por acometerla. Por el contrario, el esclavo integral es incapaz de establecer con los otros relaciones libres de cualquier fin o propósito y aquello que hace lo lleva a cabo siempre con esfuerzo y por algo o para algo.
2. Y el Milagro de los dones y talentos se completa porque ese gozo íntimo va inexorablemente unido al hecho de compartirlos con los demás. Como escribió Marx en la Ideología alemana, “sólo dentro de la comunidad con otros tiene la persona los medios precisos para desarrollar sus dones en todos los sentidos”. Y esto conduce a la “multitude” cooperante que Toni Negri describe como sucesora postmarxista del proletariado y se despliega fuera de las pautas mercantilizadas impuestas por el sistema vigente.
7. Libera tu acción de toda necesidad de reconocimiento o admiración y de la pretensión de ayudar a los demás
1. Los dones y talentos se gozan en sí y por sí por el simple hecho de ponerlos en práctica y compartirlos, sin esperar, ni desear, ni perseguir no se anhela levantar en los demás reconocimiento y no se aspira a la obtención de admiración, queriendo seducir a la gente.
2. Y tampoco se pretende “ayudar” a nadie. Ejercita y comparte tus dones y talentos sin ninguna búsqueda de resultados y ya se encargará la vida… Y entonces podrás comprobar que el “hacer no haciendo” que representa la puesta en práctica de tu don genera en los demás un “ayudar no ayudando”, algo que no depende de ti, aunque al ego le encantaría, sino de la vida y su fluir natural. De hecho, cada cual reaccionará ante tus dones y talentos en consonancia con su propio estado de consciencia y momento evolutivo.
8. La educación se enfoca y dirige hacia los dones y talentos o no es tal
1. Apoyar a los niños y jóvenes en el descubrimiento, reconocimiento y ejercicio de sus dones y talentos es el sentido profundo y la razón de ser de la educación del latín “educare”). Sin embargo, el sistema, en lugar de la educación, efectúa la formación (del latín “formare”): formar y formatear.

2. Y es to, formatear (como se hace con los Cd´s), no educar, es lo que suelen hacer los padres y el autodenominado sistema educativo. Así, se transforman a los chicos en una especie de robots que no hacen cosas por sí mismos –por lo que son y se mueve en su interior-, sino como acciones y reacciones mecánicas y automáticas inducidas y provocadas los programas informáticos, por esos sistemas de creencias, con los que se les ha formateado… En vez de colaborar a extraer de los niños y jóvenes lo mejor de sí, se les aliena y prepara para una vida marcada por el olvido y la renuncia a lo que verdaderamente son –lo que inexorablemente conllevará frustración y sufrimiento-, procurando, al unísono, imbuirles una consciencia egocéntrica hasta convertirlos en esclavos integrales aptos exclusivamente para trabajar y sobrevivir… 

PARTE III. LA ECONOMÍA DE LOS DONES Y TALENTOS (ECODON)
9. La Economía de los Dones
1. Sobre estas premisas, de la libre y natural práctica de los dones y talentos por parte de los seres humanos surge una nueva economía. Tan nueva que más que “eco-no-mía” debería ser denominada “eco-sí-nuestra”.

2. De sus contenidos hay que subrayar los cuatro aspectos siguientes: compartir; a cada cual según sus necesidades; proyectos emprendedores; y la función del dinero.

10. Compartir: cuando más tengas, más te será dado…

1. La vida es un hondo equilibrio entre echar afuera e invitar adentro. Este es el significado profundo de compartir: dar tu energía, en la forma y modalidad que sea, es un regalo; y, a cambio, se te da más. Por tanto, no lo dudes, comparte y hazlo con consciencia y desde tu esencia, sin buscar resultados ni contrapartidas. Y la vida, mágicamente, armónicamente, te dará más….

2. Cristo Jesús afirmó en el Evangelio de Mateo (25, 29): “Cuanto más tengas, más te será dado; y si no tienes nada, hasta lo que tienes te será quitado”. Compartir es vivir; retener, sobrevivir… La vida crece en el gozo. Da más y tendrás más para dar. Comparte sin esperar nada a cambio y tu ser aumentará. El auténtico significado del llamado “milagro de los panes y los peces” no es la multiplicación”, sino compartir.

11. A cada cual según sus necesidades

1. La Creación es una Naturaleza Viva y Divina de Abundancia Infinita donde la Gracia y la Riqueza se distribuyen entre todos los componentes que la configuran y en ella se integran y fusionan… El sistema socioeconómico vigente, construido sobre los cimientos de una consciencia egocéntrica, actúa y concibe la vida desde la escasez (de recursos, de bienes, de energía, de amor,…) y distribuye lo escaso según las “capacidades”, que es la ley del más “fuerte”. Sin embargo, la Creación entera es Abundancia Infinita y desconoce la escasez. Y esa Abundancia se reparte no según la “capacidad”, pues no hay niveles conscienciales –ni dones y talentos- mejores o peores-, sino en función de la “necesidad” derivada del momento concreto biológico y del proceso evolutivo que cada componente de la misma esté experienciando.

2. Esto ha sido percibido por bastantes hombres y mujeres a lo largo de la historia, que han vivido en consonancia con esa visión no egocéntrica o han propuesto modelos sociales y económicos para superar el hoy vigente. Entre los primeros, fue el caso, por ejemplo, de los colectivos cristianos primitivos. Así se describe en los Hechos de los Apóstoles (4,32-35) el modo de vida de la comunidad: “No tenía sino un solo corazón y una sola alma. Nadie llamaba suyos a sus bienes, sino que todo era en común entre ellos (…) No había ningún necesitado, porque todos los que poseían campos o casas los vendían, traían el importe de la venta y lo ponían a los pies de los apóstoles, y se repartía a cada cual según sus necesidades”. En cuanto a la formulación de modelos socioeconómicos fundamentados en ese reparto según las necesidades, valga como botón de muestra la propuesta sintetizada por Karl Marx en su Crítica del Programa de Gotha (I, 3): “En la fase superior de la sociedad comunista (…) sólo entonces la sociedad podrá escribir en su bandera: ¡De cada cual según su capacidad a cada cual según sus necesidades!”.

12. Proyectos emprendedores

1. En este orden, la Economía de los Dones (ECODON) se basa en:
a) el disfrute de la Abundancia que caracteriza a la Madre Tierra, el Cosmos y la Creación –sin que nadie ni nada la limite ficticiamente por interés egóicos o deseos de apropiación y acumulación-;
b) el gozo al practicar y compartir libre y naturalmente los dones y talentos de cada persona –cada cual los suyos y todos igualmente valiosos, sin establecer jerarquías o prioridades entre ellos-; y
c) la distribución de los frutos de esos dones y de los bienes obtenidos en común-unión con la Naturaleza no en función de la capacidad de cada uno –esto situaría unos dones por encima de otros con falaces criterios economicistas y productivistas-, sino según las necesidades de cada cual derivadas de los procesos tanto biológicos como conscienciales de cada ser humano.

2. En este escenario, el impulso y realización de los proyectos emprendedores que las personas sientan desde su interior serán expresión y responderán al despliegue de sus respectivos dones y talentos; y no buscarán el enriquecimiento o beneficio propio, sino que contribuirán, incluso sin pretenderlo, a la mejora de las condiciones de vida y/o el avance tecnológico y espiritual de la Humanidad en su conjunto y sin excepciones en simbiosis y armonía con la Naturaleza y la Madre Tierra. Todo esto es precisamente lo que muchos emprendedores están ya percibiendo en su interior y están desarrollando desde el Corazón. Y sobre estos nuevos paradigmas y pilares, la Humanidad se transformará a sí misma en una espléndida Red Sostenible y Creativa que gozará de la Vida desde el discernimiento profundo de que este es el único motivo y razón de la existencia en cualquier plano y Dimensión.

13. La función del dinero

1. En el momento presente, el dinero es la base de la economía. Con relación a él es importante tener en cuenta cinco principios fundamentales:
1º. No hay que confundir valor y precio: las cosas realmente valiosas de la vida no pueden ser medidas en euros, ni compradas, ni vendidas.
2º. Las cosas que tienen precio no son tan necesarias como los hábitos sociales y los paradigmas y pautas economicistas han hecho creer. Realmente, para vivir se necesitan muchas menos cosas ponderables en euros de lo que el sistema y modelo de vida aún mayoritario indican, impulsando un estilo de vida basado en el consumismo y un ritmo de vida en el que se derrochan ingente cantidades de energía para actividades carentes de sentido.
3º. El dinero, como todo lo que el ser humano enfoca y toca, es energía. Y no es una energía escasa, sino abundante. Hay que eliminar la concepción del dinero como un bien u objeto material y escaso y percibir que se trata de una energía abundante.
4º. Como cualquier otra energía, el dinero fluye –entra y sale- en nuestra vida cotidiana en la forma y cuantía ajustadas a nuestro propio proceso consciencial y sus requerimientos. Es nuestro estado consciencial el que atrae a nuestra vida la cuantía de dinero pertinente para desarrollar las experiencias que en ese estado nos corresponden vivir.
5º. Y como cualquier otra energía, el dinero –sea poco o mucho- se expande cuando se comparte, no cuando se enfoca desde el deseo de acumulación y retención.

2. Por tanto, inicia una nueva relación con el dinero desde la perspectiva de estos cinco principios básicos y desde la absoluta Confianza en que llegará a ti en la cuantía precisa para tu momento consciencial y evolutivo. Y si tu actividad laboral es ya la puesta en práctica de tus dones y talentos, no tengas problemas en poner un precio al fruto de los mismos. Eso sí, que el precio lo decida tu Corazón para obtener unos ingresos que te permitan vivir con dignidad y, a la par, gozar del compartir con los demás el resultado de tus dones.

===========================================